Claves para seducir

Da igual si se trata de conquistar al amor de tus sueños o de lograr cerrar un trato con el cliente con el que siempre has deseado, hay ciertos “secretos” que tienen una efectividad brutal cuando tratamos de “seducir” a otra persona.

Veamos algunas claves acompañadas de ejemplos:

  1. Relaciones ganar-ganar

El otro día, cuando iba a un concierto, una joven gritaba “Comprarme una lata de cerveza, que las acabe ya y me pueda ir a mi casa”. Desde luego entendí que no me correspondía indicarle mi punto de vista, pero lo primero que pensé es que estaba lanzando su mensaje de manera poco acertada. Unos minutos después, otra chica lanzaba un mensaje mucho más sugerente: “Cerveza fresquísima, te va a costar mucho más barato que dentro del concierto”. Este mensaje, si además lo escuchas mientras no paras de sudar por el calor, llega a tu cerebro de un modo muy diferente, intuyes por qué ¿verdad? La clave es dónde pones el foco de atención: en ti o en el beneficio mutuo. Es bien sencillo, háblale de lo que le interesa al otro, de lo que va a ganar, céntrate en cuáles son sus pasiones, … y deja de hablar de ti!! Y cuando pienses en lo que tú quieres ganar, trata de pensar cómo podrías ayudarle tú al otro de forma que tú también salgas beneficiado, es decir, como lograr que ambos ganéis. No hay ninguna relación que dure en el tiempo si ambos no ganan (a veces los beneficios son a nivel inconsciente y no los vemos, pero están).

 

  1. Gestión Emocional

No hay nada más atractivo que cuando detectas que te desean … pero no te necesitan, es decir, saben que podrían ser felices sin ti (o sin tus servicios) ¿Por qué crees que ocurre esto? Es bien sencillo, cuando detectamos que la otra parte nos necesita a nivel inconsciente nos llegan mensajes del tipo: “Sé que lo tengo seguro” (y eso hace que pierda valor), “Como necesita de mí se convierte en una carga, ya que tengo que hacerme cargo porque de lo contrario sería el causante de su infelicidad”, “No será tan valioso, ya que necesita de mí es que no tiene tanto valor de mercado, es decir, no se están pegando por ahí por él (o ella). Así pues, la clave es repetirte este mensaje (da igual que sea con la pareja que deseas o cuando vas a una negociación importante): “Te quiero pero no te necesito”, para que así lo que nos mueva en la relación sea el amor, la ilusión, y no tanto el miedo o la obligación.

 

  1. Mimetizarme con el otro

Te suena el refrán “Los polos opuestos se atraen”,  pues sabes lo que nos dicen los estudios, que nada de eso. Según Richard Wiseman, psicólogo investigador británico, las relaciones que mejor funcionan son las de las personas que más cosas tienen en común (solo hay una variable que no es bueno compartir: la dominancia). Las investigaciones desde la PNL (Programación Neurolingüística) van también en esta línea, y lo que nos indican es que si nos mimetizamos con la otra persona (puede ser en la postura, movimientos, ritmo del habla, etc.) el otro, a nivel inconsciente, tenderá a sentirse más cómodo contigo, ya que de alguna forma siente que “hablas su mismo idioma”. En este sentido, mis alumnos se quedan sorprendidos cuando les aportamos unas cuantas técnicas muy sencillas pero que hacen que al otro le caigas súper bien.

 

  1. Haz de Casanova

casanovaEn una ocasión escuché hablar a Juan Carlos Cubeiro del más valioso secreto de Giacomo Casanova, uno de los seductores de mayor éxito de la historia. Curiosamente, a pesar de lo que muchos pudieran pensar, Casanova no era un hombre especialmente bello, ni alto, ni tampoco venía de una familia noble. Su secreto era algo tan sencillo como en ocasiones difícil de llevar a cabo: la capacidad de escucha. En lugar de tratar de impresionar al otro hablando de ti, al escuchar al otro te da innumerables beneficios: comprendes y conoces al otro (lo que le interesa, le apasiona, valora, …), le estás mostrando que le importas, puedes guiar la conversación haciendo preguntas, etc. En cambio, ¿qué mensajes la mandas al otro cuando le interrumpes?: “Lo que yo voy a decir es más importante que tú estás diciendo”, “No me interesa demasiado tu opinión”, “No te estoy dando toda mi atención”, en el fondo, se podría sintetizar en “Yo soy más importante que tú”, y ¿a quién le gusta sentir eso?

 

  1. Haz que el otro se sienta importante

Uno de los libros que más recomiendo es el de “Cómo ganar amigos e influir en las personas” de Dale Carnegie, que ha ayudado a miles de personas (y no exagero) a mejorar sus relaciones. En el mismo, la idea en esencia que te deja es que hemos de hacer que el otro se sienta importante ¿y cómo podemos lograrlo? Pues hay distintas formas, además de con un escucha atenta y sincera. Algo que funciona muy bien es, cuando detectamos algo del otro que entendemos que es valioso, reconocérselo sinceramente. Otra forma es, como ya hemos comentado anteriormente, hacerle preguntas por él. En esencia se trata de interesarnos sinceramente por la otra persona, elogiándole aquello que realmente entendemos valioso.

Estas son sólo algunas de las claves para mejorar tus relaciones, aspecto de vital importancia. Según diferentes investigaciones, la variable que más correlaciona con la felicidad justo es la calidad de nuestras relaciones. Por todo ello, si deseas ser más feliz, y además mejorar tu productividad, te recomiendo que vivas una experiencia atrevida e innovadora: “El Primer Curso Universitario en Felicidad y Productividad de España”. En él, además de facilitarte varias técnicas para mejorar las relaciones y saber conectar con los demás, encontrarás claves para aprender a gestionar tu mente y tus emociones. Puedes hacerlo online hasta el 1 de septiembre. Si deseas más información pincha aquí.

Photo Credit: biografiasyvidas.com

compartir en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
This entry was posted in Artículos, Coaching and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *